"La gestión de nuestros ríos y de las aguas potables en España es mala o muy mala", afirma María Garzón, candidata de Actúa al Parlamento Europeo » Reacciona y Actúa
Organización política con vocación de sumar y anteponer el bien común. España. Política para la democracia. Tu Europa, Nuestra Europa.
actúa, reacciona y actúa, política, españa, europa, partido político, Baltasar Garzón, Gaspar Llamazares, María Garzón,
16565
post-template-default,single,single-post,postid-16565,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

«La gestión de nuestros ríos y de las aguas potables en España es mala o muy mala», afirma María Garzón, candidata de Actúa al Parlamento Europeo

«La gestión de nuestros ríos y de las aguas potables en España es mala o muy mala», afirma María Garzón, candidata de Actúa al Parlamento Europeo

La cabeza de lista de Actúa a las Elecciones Europeas, María Garzón, ha afirmado hoy: «No es comprensible que a estas alturas España no se haya transpuesto por completo la Directiva Marco del Agua y que la calidad de nuestras aguas y la sobrexplotación de los acuíferos deje tanto que desear”, ha declarado la candidata.

En España, más del 40% de los ríos y humedales no están en buen estado de salud, y ya hay casi 90 acuíferos oficialmente sobreexplotados. En lugar de tomar medidas para proteger nuestros ecosistemas acuáticos, las autoridades públicas han optado por construir más de 1.200 grandes presas que bloquean nuestros ríos, figurando entre los más regulados del planeta. Además, los planes hidrológicos prevén 700.000 hectáreas nuevas de regadío, una medida que incrementaría aún más la presión sobre nuestros recursos hídricos.

Hay problemas de todo tipo -afirma María Garzón-, pero lo fundamental es la ausencia de voluntad política firme para invertir esta tendencia y cuidar este recurso natural y cuyo acceso al mismo, nosotras consideramos un derecho humano”.

Entre las medidas que Actúa propone, María Garzón destaca:

Detener la construcción de nuevos embalses y trasvases, incluidos los previstos en los planes hidrológicos 2015-2021, así como revisar todos los trasvases existentes.

Detener el crecimiento de la demanda de agua, especialmente en lo que hace a la agricultura y a la previsión de aumento del regadío, de forma que se adapten a la reducción de caudales disponibles que impone el cambio climático en curso, tanto en consumos urbanos expansivos como en demandas de regadío, redimensionando la superficie regada y las demandas urbanas expansivas y detener los procesos de deterioro, apropiación y sobreexplotación de ríos y acuíferos.

A los europeos les importa la calidad de su agua, concluye María Garzón:“no es casualidad que la primera iniciativa ciudadana europea, Right2water, que contó con el apoyo de más de 1,8 millones de firmantes, versara sobre el agua”.

En un contexto en el que se está revisando la Directiva Marco, es imprescindible defender dicha Directiva para proteger la gestión sostenible del agua y los ecosistemas acuáticos. Hay que conseguir que la Comisión Europea no toque, a peor, la ley de aguas de Europa (bastante avanzada en lo que a política ambiental se refiere); que incremente las políticas y valores sociales y éticos referidos al agua (agua como derecho; agua para el bienestar de la ciudadanía; agua como valor económico) y establezca herramientas de persecución para los delitos contra el agua.

No Comments

Publicar un comentario