Gaspar Llamazares, candidato a la Presidencia del Gobierno por Actúa: “España ha dejado de ser católica” » Reacciona y Actúa
Organización política con vocación de sumar y anteponer el bien común. España. Política para la democracia. Tu Europa, Nuestra Europa.
actúa, reacciona y actúa, política, españa, europa, partido político, Baltasar Garzón, Gaspar Llamazares, María Garzón,
16477
post-template-default,single,single-post,postid-16477,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Gaspar Llamazares, candidato a la Presidencia del Gobierno por Actúa: “España ha dejado de ser católica”

Gaspar Llamazares, candidato a la Presidencia del Gobierno por Actúa: “España ha dejado de ser católica”

La propuesta política de Actúa en materia de laicidad exige que la aconfesionalidad práctica de la sociedad se refleje en una neutralidad de la relación Iglesia- Estado. Que todas las religiones paguen impuestos; que salga la asignatura de Religión de la escuela pública y que la RENTA se asemeje, en las aportaciones religiosas, al modelo alemán

Actúa ha recordado esta mañana que España dejó de ser católica, no solo porque la Constitución promulga que somos un Estado aconfesional, sino porque la propia realidad social lo demuestra. Por ello, reivindica una separación efectiva entre Iglesia y Estado con acciones que la constaten.

El 80% de los matrimonios en nuestro país ya son matrimonios civiles; sólo el 14% de la ciudadanía marca la casilla de la Iglesia Católica en el IRPF de la declaración de la RENTA. Basten estos dos ejemplos para demostrar que España ya no es católica, tiene una sociedad secularizada que requiere un gobierno que no se empeñe en seguir actuando como si fuésemos un país confesional”, ha analizado Gaspar Llamazares, candidato a la Presidencia del Gobierno, delante de la fachada del Archivo Histórico Diocesano de Madrid.

En su propuesta política, Actúa exige la separación real Iglesia- Estado: exige sacar la Religión de la educación pública, fuera creencias de la escuela; que la Iglesia Católica y el resto de religiones paguen impuestos como cualquier otra institución y que, en la declaración de la RENTA, las aportaciones religiosas sean un plus voluntario del contribuyente, que no se devengan a los ingresos del Estado.

“Desde Actúa respetamos profundamente las confesiones religiosas, pero creemos que pertenecen al ámbito privado de las personas. Por eso pedimos que la relación con la Iglesia sea mucho más laica y que se tomen medidas para clarificar esa relación. Proponemos, en este sentido, que se haga un inventario de los bienes inmuebles de la Iglesia Católica en nuestro país y que no están sujetos a impuestos como el IBI; que se haga un estudio de las inmatriculaciones que se han realizado estos años a favor de la Iglesia de bienes que dudosamente se pueden considerar de su propiedad, como la Mezquita de Córdoba, y que se inicien los procesos de recuperación de esos bienes por parte del Estado. También proponemos que la Iglesia católica y otras confesiones religiosas se financien a través de quienes profesan esas creencias. Aquí entraría la reforma de la aportación vía RENTA aplicando el modelo alemán, que implica que la persona que lo desee aporte una parte de sus ingresos a financiar la religión, como un plus, sin que esa aportación se retraiga de los impuestos que se pagan al conjunto del Estado para el mantenimiento de los servicios públicos”, ha añadido Montserrat Muñoz, candidata al Congreso por Madrid.

1 Comment
  • Sandra Castiñeiras
    Posted at 01:47h, 23 abril Responder

    Estoy de acuerdo con la propuesta y con acercarnos al modelo alemán ya que permite a la Iglesia obtener la financiación necesaria para llevar a cabo un trabajo serio y proyectos importantes para la mejora de los servicicios sociales, en definitiva profesionaliza la acción de la Iglesia. No me parece prudente afirmar que «España ya no es católica», cuando uno enciende la televisión en estas fechas de Semana Santa las imágenes lo dicen todo. Creo que España sigue siendo un país profundamente católico. Las estadísticas no fallan y efectivamente ha perdido presencia en amplios sectores de la sociedad, pero la religiosidad puritana y nacionalista muestra su cara más obstinada y retrograda en cuanto se la empieza a cuestionar.

Publicar un comentario